17 julio, 2017 Salud

¿Hinchazón de pies en verano? 10 pautas que te ayudarán a mejorar

Con la llegada del verano y, sobre todo del calor, aumentan las molestias en los pies y piernas de las mujeres embarazadas. El síntoma más común en estas fechas es la hinchazón de las extremidades inferiores, que puede impedir utilizar el calzado habitual e incluso provocar molestias al caminar.

¿Cuáles son las principales causas de esta retención de líquidos? Básicamente son el sobrepeso, el sedentarismo y la ralentización del retorno venoso debido a la compresión generada por el útero sobre los vasos sanguíneos de la región abdominal.

Para evitar estas molestias típicas del embarazo y, sobre todo, en estas fechas, el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) recomienda diez pautas que las embarazadas deben seguir para mejorar esta situación:

1.- Pasear. Esta actividad ayuda a mejorar la circulación, sobre todo si la realizamos sobre la arena de la playa, ya que se gasta más energía que sobre el pavimento. Por este motivo, si estamos en la playa, se recomienda andar primero por la arena mojada, posteriormente con el agua hasta las rodillas (para la circulación) y, por último, por la arena seca (para tonificar muslos y glúteos).

2.- El peso adecuado. Es muy importante seguir las pautas de la matrona o ginecólogo en cuanto al peso durante el embarazo.

3.- Mantenerse activo. Evitar, salvo prescripción médica, el sedentarismo durante el embarazo.

4.- No pasar mucho tiempo de pie y, cuando se pueda, colocar los pies en alto sobre una almohada o un cojín.

5.- Tampoco es conveniente estar mucho rato sentada. Aunque sea durante la jornada laboral, levantarse cada dos horas y dar pequeños paseos.

6.- Hidratar los pies a diario con una crema fría o de efecto frío, para activar la circulación.

7.- La temperatura corporal también debe mantenerse fresca.

8.- Importante mantener el cuidado de los pies: evitará grietas y una mayor eficacia de las cremas hidratantes. ¿Cómo lo podemos hacer? Acudiendo periódicamente al podólogo para eliminar durezas y exfoliar dos veces por semana con piedra pómez o lima.

9.- Si es posible, acudir a un profesional para que nos realice la pedicura. Así evitaremos cortes o problemas en las uñas.

10.- Al final del día, es momento de cuidarse con un buen masaje de pies y una ducha con chorros de contraste o chorros fríos.

 

Asimismo, podemos añadir a estas recomendaciones dos consejos más: la importancia de intentar dormir sobre el lazo izquierdo, para disminuir la opresión de la vena cava y favorecer el retorno venoso, y no utilizar ropa ajustada ni zapatos con excesivo tacón.

Todas estas medidas nos ayudarán a controlar la retención de líquidos y la hinchazón de pies y piernas típicos de los meses de verano.

 

Fotos: pexels.com, pixabay.com

También podría gustarte